Publicado

Demos gracias aunque el día sea malo

Dar gracias a Dios en todo, es una exhortación que claramente encontramos en la biblia.  Muchas veces hemos escuchado del tema, dar gracias a Dios en todo, no solamente cuando las cosas andan bien.  El tomar dicha actitud nos hace permanecer en fe y no desfallecer en tiempos difíciles, es una señal de confianza en Dios y su soberana voluntad.

1 tesalonicenses 5.18

Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.   

Dios quiere que aprendamos a ser agradecidos a pesar de las circunstancias que nos puedan estar afectando en al momento.  Usualmente, cuando estamos pasando por alguna dificultad, ya sea financiera, con nuestros familiares o cualquier otro asunto personal, creamos una barrera que debilita nuestra fe y nuestra esperanza.  Cuando la nevera está llena, el trabajo estable y nuestras relaciones interpersonales son sanas se nos hace fácil dar gracias, porque no existe aflicción en nosotros, pero ¿qué sucede cuando llega el día malo (ver Efesios 6.13) y de repente todo aparenta estar en contra nuestra?  ¿Persistimos en nuestra fe de agradar a Dios o desfallecemos?

¿Qué podemos hacer para enfrentar el día malo?  El mismo puede ir desde un accidente de auto, una pérdida de un familiar o ser querido, la noticia de una enfermedad, pérdidas financieras, entre otros.  La vida en Cristo no es fácil, porque constantemente buscamos hacer lo bueno y nuestro ego siempre espera lo mismo de vuelta, pero en Dios debemos de soportar cuando nos sucedan cosas malas, sin responder de la misma manera.  Entonces, ¿de dónde podemos ser agradecidos cuando cosas malas nos suceden?  La respuesta se encuentra en la fe, nuestro regalo de salvación en Jesús.

Efesios 6.13 (RVR95BTO)

13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo y, habiendo acabado todo, estar firmes.

La palabra gracia tiene varios significados relacionados que fluyen desde una atracción, encanto, que quiere a alguien, beneficio o expresión de gratitud, entre otros.[1]  Nosotros hemos encontrado gracia en Dios y nuestra vida debe de practicar expresiones de gratitud que fluyan de nuestros labios hacia Dios, aun en tiempos difíciles, pero que se demuestre hacia nuestro prójimo con acciones de amor que sostengan nuestra fe en Jesús.  ¿Te encuentras viviendo un tiempo difícil, un proceso doloroso?, recuerda que tu salvación fue obtenida a través de la cruz y nuestra cruz nunca tendrá el peso que tuvo la de nuestro salvador. 

En tiempos difíciles, revistámonos de la armadura de Dios, amemos más, quejémonos menos, agrademos a Dios y démosle gracias.  Dios le bendiga.

Oración: Señor te pido que me ayudes en el día malo, que mi voluntad sea alineada con tu voluntad y me revistas de tu armadura, quiero agradarte aun en tiempos de dolor.  AMEN