Síguenos:

Servirle a Dios – se relevante en el cielo

Saber que nuestro servicio a Dios es una bendicion para nosotros como para las personas a las que tocamos es de gran satisfacció, pero no perdamos de perspectiva que nuestra relevancia se encuentra en los cielos, al igual que nuestra recompensa.

Mateo 19:29

Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.

En la vida constantemente estamos tomando decisiones, algunas son triviales, otras pueden significar entre la vida o la muerte.  Desde hace algún tiempo yo tomé la decisión en fe de servirle a Dios y hasta el sol de hoy no me arrepiento.  Comienzo de esta manera porque como la mayoría de las cosas en la vida las hacemos por decisión personal y no por obligación independientemente de lo influenciados que estemos por nuestras emociones. 

Cuando yo decidí servirle a Dios me propuse a la tarea de escuchar, hacer mis propios estudios y tener mis propias experiencias personales a través de la fe y la oración y efectivamente los resultados han sido positivos.  En ocasiones he testificado como Dios me libró de vicios, me ha sanado y devuelto con creces lo que había perdido, entiéndase mis estudios y sanidad a la relación con mi familia.

El servirle a Dios comienza como una decisión, aceptar el sacrificio de Jesucristo en tu corazón y buscar vivir una vida agradable a Él.  Solo cosas buenas pueden suceder cuando hacemos eso, dado que el consejo de la palabra de Dios está orientado a bendecir nuestra vida.

Si estás pensando dar el paso de fe, no sigas pensándolo, servirle a Dios es una bendición a pesar de todos los sacrificios que ello conlleva (ver Mateo 19:29).  Servirle a Dios te hace relevante en el cielo y te aguarda una recompenza, eso es lo que Jesús promete en el versículo anterior.  Aunque tengaos que dejar lo que tengamos que dejar, el servirle a la verdad es nuestra mayor relevancia.

Preguntas guías:

¿Aceptas a Jesucristo como tu salvador?

¿Encuentras el servicio a Dios una bendición para ti como para los que te rodean?

¿Cómo enfrentas el desánimo cuando sientes que lo que haces no lo reconocen?

Oración:

Padre, acepto el sacrificio de Jesucristo en mi vida, tomo la decisión de servirte en el reino y ser parte del cuerpo de Cristo aquí en la tierra que bendice las vidas.  AMEN

Deja tu comentario y comparte

Comenta

Comparte el buen conocimiento

Contenido Gratis

Contacto y seguridad
Fruto del Espíritu

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS 2020