Síguenos:

Ordénale a tu alma

Por más grande que sea nuestra fe, como seres humanos es posible sentirnos de varias maneras en las cuales nuestra alma no quiera hacer la voluntad de Dios.

Samo 103.1-5

   1  Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre.

   2  Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios.

   3  El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias;

   4  El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias;

   5  El que sacia de bien tu boca De modo que te rejuvenezcas como el águila.

El salmo en general se considera una canción de adoración a Dios que exalta Su benevolencia para con nosotros, nos recuerda lo vulnerable que somos y nuestra necesidad de buscar y honrarle.

Nosotros creemos que somos seres tripartitos, es decir que somos compuestos por cuerpo, alma y espíritu.  El cuerpo es la materia que nos da forma.  El alma es el asiento donde se encuentran todas las emociones y el espíritu es contenido en nuestra mente. 

Un cristiano en estado de sanidad alinea su espíritu con el Espíritu de Dios para dominar aquellas emociones que se quieran levantar en contra de la voluntad de Dios en nuestra vida.  Nuestro cuerpo es el canal de transportación para predicar el evangelio de Cristo.  Mientras más armonía exista entre el cuerpo, el alma y el espíritu, mas efectivos vamos a ser en el servicio a Dios.  Por eso debemos cuidar los tres con el mismo amor.

El salmo que leímos al comienzo de esta reflexión nos presenta a David ejerciendo autoridad sobre su alma.  Tal vez el alma de David se sentía abatida, queriendo detenerse en el camino por los momentos difíciles que estaba atravesando, pero David no dejó que eso se anidara en Su corazón y decidió darle instrucciones a Su alma para que se acordara de quien era Dios y decidiera alabarle.

Para reflexionar:

¿Qué destrezas cristianas estoy usando cuando mi alma no siente hacer la voluntad de Dios?

¿Quién domina más en mi vida, mis emociones (alma) o el Espíritu de Dios en mi espíritu?

¿Cuán constantemente siento no hacer la voluntad de Dios y por qué?

Oración guía:

Dios te pido que me ayudes hacer tu voluntad cuando no deseo hacerla.  Muéstrame aquellas cosas que me ayudan acercarme a ti y a decirle que no aquello que me aleja de ti.  En el nombre de Jesús.  AMEN

Deja tu comentario y comparte

Comenta

Comparte el buen conocimiento

Contenido Gratis

Contacto y seguridad
Fruto del Espíritu

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS 2020