Síguenos:

Dos temores diferentes

La palabra miedo aparece al menos 68 veces en la biblia, la palabra temor aparece aún más. El miedo es parte de nuestras emociones y existen dos clases muy diferentes.

Proverbios 1.7 (RVR60)

7 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.

Según el diccionario de temas bíblicos, el miedo o temor es una actitud de ansiedad o angustia, causada por la preocupación ante una amenaza contra el futuro de uno. Las Escrituras proveen numerosos ejemplos de situaciones en las que el miedo se experimenta. Declara, sin embargo, que sólo Dios debe ser temido, y los momentos de miedo humano pueden ser oportunidades para profundizar en la fe en él.

Hablemos primero del temer a Dios. El temor a Dios se fundamenta en amor. Tememos a Dios porque sabemos que Es el fundamento de las verdades de nuestra vida (ver Juan 8:31-36). El es nuestro creador (ver Génesis 1.27); nosotros necesitamos de El (ver Proverbios 3.5-6); El nos amó primero (ver 1 Juan 4.19); El es nuestro Redentor y Salvador (ver 1 Timoteo 1.15). El temor a Dios es mostrarle fidelidad y obediencia a Su palabra aún en tiempos de dificultad.

Ahora hablemos del temor del hombre. Quisiera que leyeras detenidamente el siguiente pasaje bíblico.

2º Reyes 17.33 (RVR60)

33 Temían a Jehová, y honraban a sus dioses, según la costumbre de las naciones de donde habían sido trasladados.

En el segundo libro de Reyes, hubo una gente que migró a Samaria y no temían a Dios a pesar de que Su nombre era muy profesado. No fue hasta que Dios envió leones a rodearlos que temieron a Dios, pero continuaron honrando sus dios como era la costumbre de la región.

De igual manera hay gente que teme a Dios, por miedo a lo que Dios les pueda hacer, porque ven a Dios como Su enemigo, un obstáculo para seguir sus propios placeres y deseos y de igual manera viven honrando otras cosas que no agradan a Dios, es decir, que con labios honran a Dios, pero su corazón está lejos (ver Mateo 15.7).

Temer a Dios por amor y por creer en Su propósito y voluntad para con nuestra vida es muy diferente a decir que tememos a Dios pero el estilo de vida que se vive es contrario a la moral declarada en Su palabra. El primero le agrada a Dios, aún cuando somos imperfectos (ver Proverbios 24.16), pero el segundo es un comportamiento que le espera juicio (ver Hebreos 10.27).

Preguntas guías:

  1. ¿Estoy temiendo a Dios de corazón?
  2. ¿Estoy honrando cosas que desagradan a Dios?
  3. ¿Me interesa aprender sobre las cosas que agradan a Dios?

Oración:

Padre te pido que me ayudes vivir una vida temerosa de tu Nombre, a entender tu palabra, tu propósito y voluntad para con mi vida y a desechar aquellas cosas que no te honran. AMEN

Deja tu comentario y comparte

Comenta

Comparte el buen conocimiento

Contenido Gratis

Contacto y seguridad
Fruto del Espíritu

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS 2020