Síguenos:

Bienaventurado

Las bienaventuranzas son un modelo que indica la importancia de reconocer a quién seguimos y cual es la definición de felicidad desde la perspectiva de Dios.

1º Reyes 10.8

¡Bienaventurados tus hombres, dichosos estos tus siervos, que están continuamente delante de ti y oyen tu sabiduría!

Una bienaventuranza significa “fortuna o felicidad o un estado de felicidad y gracia eterna[1].  La biblia en el AT e incluso Jesús; utilizan la palabra bienaventuranza en un sinnúmero de ocasiones haciendo referencia a una persona bendecida a consecuencia de acercarse a Dios y ser obediente a Su palabra.  ¿Pero en realidad eso se pone de acuerdo con lo que actualmente estamos viviendo como cristianos o con lo que el mundo define como felicidad o bendición?

Servirle a Dios es un privilegio.  Su gracia supone que no merecemos ser salvos, peor aún, que nuestro comportamiento es insuficiente, nuestra carne es corrupta y nada de lo que hagamos por nosotros mismos tiene la capacidad para auto-salvarnos, por esta razón Pablo expresa “Gracias Dios por Jesús” (ver Romanos 7:25).  Como creyentes es una realidad que tenemos que aceptar, pero una vez más, nuestras debilidades no son excusas para terminar blasfemando el nombre de Dios, sino para libre y voluntariamente acercarnos y reconocer la dependencia que tenemos de Dios, es lo que diferencia un impío de un creyente.  El impío no tiene misericordia, por lo que no la recibe a menos que se arrepienta, pero el creyente constantemente debe superarse a sí mismo a través e la gracia de Jesús.

Ser un bienaventurado es llevarse a Jesucristo al corazón en medio de un mundo enfermo.  Llevarse a Jesucristo al corazón es hacerlo parte de cada palpitar, de cada respirar, es grabarlo en nuestra mente como a madera tallada y tener conciencia de su presencia en todo tiempo para que nazca ese sentimiento inexplicable de salvación.  Es saber que nada de lo que atravesemos será tan grande en comparación con lo que El hizo.  ¡Bienaventurado!

Para reflexionar:

¿Cómo me siento al servirle a Dios?

¿Considero que servirle a Dios es una bendició como cuando comencé hace un tiempo atrás?

¿Qué espero de mi mismo en el servicio a Dios?

Oración guía:

Dios, hazme un bienaventurado en Ti, enséname a ser más como Jesús, me ofrezco voluntariamente como ofrenda agradable delante de tu presencia, recíbeme y moldéame conforme a tu propósito porque de ti proviene el gozo de la salvación y tus bendiciones son grandes cada día.

Deja tu comentario y comparte

Comenta

Comparte el buen conocimiento

Contenido Gratis

Contacto y seguridad
Fruto del Espíritu

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS 2020