Síguenos:

Añádele vida a tu vida

¿Conocer o no conocer? Hay un refrán que dice que mientras más conocemos, más descubrimos lo poco que sabemos, pero la biblia nos enseña que el conocimiento puede ser de vida o muerte para nosotros.

Valora la importancia del conocimiento de Dios

Oseas 4.6 (RVR60)

6 Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.

No entraremos en los detalles del libro de Oseas, sino que analizaremos el pasaje bíblico para aplicarlo en nuestra vida.

Oseas profetiza y explica que el pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento.  Entiéndase que no dice porque le faltó presencia de Dios, porque le faltó la manifestación del Espíritu de Dios, o por ninguna otra razón que no fuera conocimiento.

Claramente el pasaje bíblico se refiere al conocimiento de Dios, no estamos hablando de cualquier conocimiento.

Si tuviéramos la oportunidad de aprender y conocer sobre quien creó todas las cosas y contiene todo poder en Sí mismo.  ¿Por qué no hacerlo?

Es increíble la mucha ignorancia, la mucha indiferencia de la gente en cuanto al conocimiento de Dios.  Conocen la palabra de Dios por lo que escuchan de otros, por lo que tradicionalmente han aprendido, pero no porque han desarrollado el hambre de aprender y escudriñar la palabra de Dios por ellos mismos.  Sabiendo que nuestra vida puede depender de ello.

De la misma manera somos responsables con lo que enseñamos a los demás (ver Santiago 3.1).  Sabiendo que lo que enseñemos tendrá un efecto dominó en las personas que sean tocadas por nuestra enseñanza y sobre todas las cosas debemos cuidar nuestro caminar ande de acuerdo con nuestro hablar.

Valorar el conocimiento de Dios es vida, sabiduría, aprender hacer justicia y vivir en la libertad que a Dios le agrada.

Para reflexionar:

¿He sacado tiempo para aprender la palabra de Dios por cuenta propia?

¿Estoy siendo responsable con lo que enseño a otros sobre la palabra de Dios?

¿Cuánta hambre tengo de la palabra de Dios?

Oración guía:

Dios te pido que pongas en mí el deseo de aprender y escudriñar tu palabra.  Que no salga de mi boca palabra mal enseñada y dame el entendimiento para aprender.  En el nombre de Jesús.  AMEN

Deja tu comentario y comparte

Comenta

Comparte el buen conocimiento

Contenido Gratis

Contacto y seguridad
Fruto del Espíritu

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS 2020